3 de MARZO de 2020

El coronavirus incentiva la educación en línea en China

Reseñado por: Paula Ayala López

De acuerdo a un mapa interactivo desarrollado por Johns Hopkins University, actualmente se han confirmado más de 92,000 casos del nuevo coronavirus conocio como COVID-19, con un aproximado de 95% de estos casos centrados en China. La propagación de este virus ha tenido ramificaciones a nivel económico y social a través del mundo, lo cual ha resultado en prohibiciones de viajes internacionales, medidades de seguridades adicionales, zonas de cuarantena, entre otras prevenciones para intentar debilitar el brote del virus.

Datos de COVID-19
(desde 3 de marzo de 2020)

0
casos confirmados

Uno de los impactos más notables del coronavirus, y una de las disrupciones más significativas en la historia reciente, ha sido la falta de accesibilidad a la educación en China. En su artículo «Coronavirus quarantine could spark an online learning boom» para Phys.org, el educador Carlo Perrotta confirma que más de 180 millones de estudiantes chinos no pueden asistir a sus clases, ya sea por cierres de escuelas o porque se encuentran confinados a sus casas. Sin embargo, esta situación ha llevado a un boom inesperado en la industria de la educación en línea. Desde el surgimiento del coronavirus, varias instituciones chinas han recurrido a la educación en línea como una alternativa para que los alumnos puedan continuar sus estudios. Incluso, algunas escuelas en Australia están ofreciendo cursos en línea a algunos alumnos chinos desplazados.

Surgen nuevos problemas...

Perrota comenta que con la integración de la educación en línea en el sistema educativo chino, se ha revelado una nueva situación: una falta de consistencia en la calidad del «e-learning» a través de varios establecimientos. No todas las instituciones académicas tienen la misma preparación para ofrecer cursos digitalizados, especialmente dada la brusquedad de las circunstancias. No existe en estándar regulado respecto al «e-learning», y esto puede afectar a los alumnos negativamente, ya que la calidad de la educación puede variar significativamente.

En su artículo para ELearning Inside, el periodista Henry Kronk menciona otra preocupación que ha surgido a partir del boom del «e-learning»: que los alumnos más jóvenes estén sobreespexuestos a las pantallas. Al tomar clases en línea a través de varias semanas o meses, esto puede causar problemas visuales en los estudiantes. Para intentar evitar que sufran estos efectos, el gobierno chino ha comenzado a transmitir lecciones de escuela primaria a través del canal de televisión de educación de China.

El futuro de la educación en línea...

Dado el aumento del uso de la educación en línea, muchos se preguntan: ¿podrá el «e-learning» mantender su popularidad, o desvanecerá una vez todo vuelva a la normalidad? Perrota dice que «la respuesta no es obvia». Este momento podría ser oportuno para hacer cambios permanentes en la estructura de la educación en línea en lugares como China y Australia, de tal forma que estén mejor preparados para el futuro. Situaciones tal como el coronavirus muestran la importancia de la educación en línea en los momentos de crisis. Más allá, nos enseñan la importancia de desarrollar estos sistemas y métodos, e implantar regulaciones y estándares para asegurar una experiencia educativa efectiva y equitativa. 

Acceda al artículo completo de Phys.org o el artículo completo de ELearning Inside.

Síguenos en nuestras redes sociales...